Home El Fondo de Becas
Banner



El Fondo de Becas PDF Print E-mail

La carta

En FONBEC el concepto de “padrino” no se agota en el de “aportante”. Una de las obligaciones asumidas por el becario es enviar una carta manuscrita mensual que es remitida al domicilio o lugar de trabajo del padrino.

La Fundación incentiva la relación con el ahijado, y ésta se logra a partir de la carta, que es el vehículo por el cuál se conocen, se tratan de manera regular y se relacionan de forma afectuosa y sostenida. El ahijado no es un ser anónimo. El padrino sabe quién es, donde vive, cuántos hermanos tiene, qué le pasa, cuáles son sus dificultades y cuáles son sus sueños.

La carta actúa como una “rendición de cuentas” del dinero recibido por el becado y aporta transparencia al sistema de recaudación de fondos de FONBEC, pero fundamentalmente aporta calidad al vínculo entre padrino y ahijado ya que en ellas éste le agradece el dinero recibido y es la oportunidad en que también le cuenta su situación escolar y demás temas que desee compartir.

Las uniones

El vínculo así gestado genera muchas veces el deseo recíproco de conocerse personalmente. A veces nace a partir del ahijado, otras a partir del padrino.

Cuando esos deseos convergen se produce “la unión”, que son encuentros donde ahijado y padrino se reúnen.

FONBEC facilita estas “uniones” que son eventos muy sencillos en los que se encuentran e intercambian experiencias.

Otras veces los padrinos concurren a las fiestas escolares, o al cumpleaños de su ahijado.

La “unión” no es sin embargo la culminación del vínculo. Suele ser el punto de partida de una relación fuerte, honesta y duradera que proporcionará acompañamiento sostenido al becario. Ni ahijados ni padrinos están obligados a ella.
 

Noticias

Ahora contamos con un sistema de registro de becarios, padrinos y mediadores, lo cual nos permite tener un completo control y seguimiento de nuestros niños.

e-Wiñasun

Síguenos en:

Facebook